Destinos Sevilla

Sevilla se viste de Feria (Feria de Abril)

Feria de Abril Sevilla 2018 - Hoteles Silken

Si, tal y como dice la mítica canción, “Sevilla tiene un color especial”, este brilla con más intensidad durante la Feria de Abril cuando la tradición impregna cada uno de los rincones de la ciudad de baile, música, gastronomía, folclore y buen humor.

Del 15 al 22 de abril, Sevilla se engalana con farolillos, volantes y trajes de flamenca para celebrar no sólo la fiesta local sino también uno de los principales eventos anuales de la ciudad junto con la Semana Santa. Los ciudadanos dejan de lado sus obligaciones habituales durante unos días para vivir a ritmo de sevillanas entre el Real de la Feria, la Maestranza y la Calle del Infierno.

El llamado alumbrao o, lo que es lo mismo, la encendida de las miles de bombillas que iluminan todas las calles del recinto dará el pistoletazo de salida a la feria el domingo 30 de abril hasta los fuegos artificiales que clausurarán la fiesta la medianoche del último día.

Casetas y atracciones en el Real

Durante esos días, la vida de la ciudad se traslada a los más de 10.000.000 m² de la Feria, los cuales son ocupados en su mayor parte por el Real de la Feria, donde se concentran las más de un millar de casetas divididas entre una veintena de manzanas y 15 calles.

Y mientras jóvenes y adultos bailan, beben y picotean, los más pequeños tienen también su lugar en los 300.000 metros cuadrados de la Calle del Infierno, el espacio de la feria donde las atracciones conviven con diversas actividades y puestos de restauración.

La esencia de la feria es también su gastronomía: pescaíto frito, jamón, queso, garbanzos con bacalao, chacinas o salmorejo son sólo algunas de las tapas que los comensales pueden degustar entre manzanillas, rebujitos y cervezas.

La Feria en 24 horas

La Feria dura sólo una semana pero la consigna es aprovecharla al máximo. Para que no te pierdas ningún detalle, te proponemos un plan para estos días.

Aunque la feria no se anima hasta las 3 de la tarde, se puede disfrutar de las atracciones durante la mañana e ir después a tomar una copita y algo de picar a las casetas –debe tenerse en cuenta que la gran mayoría tienen acceso restringido–. Entre manzanilla y rebujito, es posible ver el colorista espectáculo del paseo de caballos y carruajes y, en caso de ser aficionados a los toros, acercarse a la Maestranza.

Al caer la tarde es cuando el Real se anima, los grupos de flamenco y sevillanas ocupan masivamente las casetas y la fiesta se alarga hasta altas horas de la madrugada.

Y cuando termine la fiesta, es importante escoger una ubicación acorde con cada necesidad. Por este motivo, los 2 hoteles Silken en la ciudad ponen sus instalaciones al servicio de los visitantes: mientras en La Casa de los Mercaderes by Silken estos encontrarán una ubicación céntrica al lado de la Catedral, en Al-Andalus tendrán un hotel de 4 estrellas con piscina apto para el descanso en el sur de la ciudad.

La que empezó en 1847 como una feria de ganado con finalidad mercantil a propuesta de un catalán y un vasco se ha erigido con el tiempo en el evento tradicional más representativo de Sevilla. Cada año, la feria inaugura la primavera Sevillana y, desde Hoteles Silken, ¡te invitamos a disfrutarla!